Miércoles, 27 Junio 2012 08:15

Se inauguró el primer centro de salud libre de homofobia en Uruguay

Escrito por 

 

El Centro de Salud Ciudad Vieja de ASSE, pionero en Uruguay para incluir derechos de personas LGTIB
El miércoles 20 de mayo, el Centro de Salud Ciudad Vieja de ASSE (25 de mayo 183) abrió sus puertas como primer centro de salud libre de homofobia del país.
La iniciativa, comenzada en 2010, surge ante la constatación de que las políticas públicas del país no habían incorporado suficientemente las necesidades de salud de mujeres lesbianas, hombres gays, personas transexuales, intersexuales y bisexuales (LGTIB), desde un enfoque no discriminante, tomando en cuenta sus realidades y sus problemas y necesidades particulares. Históricamente, han sido las políticas enfocadas a la prevención del VIH sida las que en forma específica les han tomado en cuenta, principalmente desde un enfoque de riesgo. Para ello, y siguiendo las guías de diversidad sexual publicadas por el Ministerio de Salud Pública en 2009 y a través de procesos de cooperación con otros países de la región con iniciativas similares (Argentina), el equipo de salud del centro ha participado en procesos de formación y capacitación. Además se desarrollará una campaña de sensibilización en el barrio y en la comunidad LGTIB para dar a conocer el servicio.
La capacitación y formación del equipo con este nuevo enfoque es el resultado del trabajo conjunto, interinstitucional e interdisciplinario por parte del MSP, RAP/ASSE, Colectivo Ovejas Negras, Departamento de Medicina Familiar y Comunitaria de la Facultad de Medicina - UdelaR y el Fondo de Población de las Naciones Unidas.

¿Libre de homofobia?
Un centro de salud libre de homofobia es una institución de salud cuyo equipo considera las diferentes orientaciones sexuales e identidades de género sin pre-conceptos y sin discriminación, buscando romper las barreras de acceso al sistema sanitario y entendiendo que las orientaciones e identidades sexuales afectan a la salud en su conjunto. De este modo, se dirigen a las personas por el nombre con el que se sienten identificadas, integran la diversidad sexual en su estrategia comunicacional, no realizan presuposiciones previas sobre su comportamiento sexual lo cual puede derivar en diagnósticos y tratamientos errados e informan sobre comportamientos saludables.
La discriminación por parte del sistema de salud puede llevar a problemas de salud en general y de salud sexual y reproductiva, como son barreras de acceso a la consulta ginecológica por parte de las mujeres lesbianas, baja tasa de realización del PAP, infecciones de transmisión, problemas derivados de utilización de hormonas o el uso inadecuado de siliconas e implantes por parte de las personas trans, entre otros. Asimismo, y tal como lo establecen las guías del MSP es fundamental que los equipos de salud cuenten con formación en esta área para favorecer el acceso a los servicios y mejorar la calidad de atención.


Leído 21723 veces
Inicia sesión para enviar comentarios